Learn and Speak languages with native speakers

Cómo se ha potenciado la forma de estudiar idiomas mediante el uso de aplicaciones y herramientas de voz.

Cómo las aplicaciones nos ayudan a aprender idiomas extranjeros.

Iván Orellana Rojas

En el mundo actual, el aprendizaje no se limita a las cuatro paredes del salón de clases. La tecnología amplía el aprendizaje de cada materia siempre que el curioso pregunte e indague. La tecnología ha revolucionado totalmente a la enseñanza de idiomas. Ya no se aprende repitiendo listas de verbos delante de un espejo. La tecnología hace que aprender idiomas sea real, en vivo y accesible desde cualquier parte del mundo.
Empecemos por la típica aplicación de videos en tu Smartphone. Imagina que puedes grabar y reproducir conversaciones en la lengua meta. Podrías incluso grabarte a ti mismo, comprobando tu pronunciación y gramática, volviendo a revisar lo que has aprendido, mejorando así cualquier debilidad. Además, puedes divertirte aprendiendo un idioma con videos. También, motivar a que los alumnos elaboren noticias, o incluso a que creen un anuncio publicitario o un video de música; todo esto, en la lengua meta. La creatividad entrega diversión mientras se aprende, esto es mucho mejor que sentarse y tratar de recordar formas verbales.

Otra forma que tienen los alumnos de introducirse completamente en el idioma es viendo películas de lengua extranjera en computadores y Tablets. Los mejores profesores están a cargo de cineclubs extracurriculares para todos los que quieran aprender un idioma a través de la cultura moderna.
No es necesario que te grabes para practicar y reflexionar sobre tu capacidad lingüística, también puedes usar la grabadora de voz de tu Smartphone para registrar frases clave y escucharlas cuando quieras. Incluso, directamente desde tu teléfono o Tablet, puedes pedirle a un hablante nativo que diga frases clave, las que posteriormente podrás usar como instrumento de rectificación.

herramientas de voz

No obstante, el estudio de idiomas se trata de leer, escribir, hablar y escuchar, por ende aplicaciones como Facebook y Twitter juegan un rol fundamental en el aprendizaje de idiomas. Hoy en día, para los profesores es más fácil organizar interacciones en la lengua de llegada, por ejemplo, un foro donde el alumno se sienta más cómodo para interactuar. Los estudiantes de idiomas pueden unirse a grupos o seguir gente en los cuales tengan un interés en particular. Esto hace que el aprendizaje sea mucho más interesante y significativo.

Si te preocupa usar redes sociales con los estudiantes, tal vez optes por el uso del correo electrónico o Messenger, que son más directos. Esto te permite conectar a un hablante nativo y a un alumno y ver las interacciones que tengan. Las redes sociales ofrecen muchas oportunidades, pero también muchas distracciones que los profesores encuentran engorrosas además de los problemas de seguridad.

Otra aplicación que ayuda con al aprendizaje de idiomas es Skype. Da la posibilidad de conectarse con hablantes nativos, compartir tu pantalla para que puedas mostrar textos de apoyo y participar de conversaciones instantáneas. Hay quienes dicen que aprender a través de una aplicación como Skype es más fácil que aprender en persona, ya que el anonimato, distancia y estar detrás de una pantalla, hacen que sea más fácil hablar e intentar probar vocabulario y estructuras gramaticales nuevas.
Skype es un instrumento útil, porque la persona con quien interactúas puede vivir en la cultura del lenguaje que estás tratando de aprender. Es bueno que profesores experimentados de idiomas te enseñen, pero escuchar acentos, dialectos e idiolectos de un hablante nativo, te da la oportunidad de aprender cómo es comunicarse en ese idioma realmente.
Existen aplicaciones de aprendizaje que asumen por completo el papel del profesor. Ofrecen ejercicios y promueven respuestas (incluso respuestas orales, a las cuales el Tablet o teléfono pueden escuchar y comentar). Cualquiera puede acceder a estas aplicaciones desde cualquier lugar, facilitando el aprendizaje de un nuevo idioma.
También existen aplicaciones de traducción y tecnología intracanal que te permiten hablarle al dispositivo, y lo que digas se traduce al idioma de destino. Un claro ejemplo es el traductor de Google, pero existen otras aplicaciones similares. La traducción de voz hablada puede ser convertida en texto de manera inmediata, sin embargo cuando esta tecnología llegó por primera vez, hubo grandes problemas, como por ejemplo, que el computador o Tablet no captara bien el acento de la persona, por lo tanto la traducción era incorrecta. No obstante, profesores ingeniosos pueden usar estos posibles errores de traducción como experiencia, exponiendo por qué la elección de estas aplicaciones está errada y, a su vez, entregar la traducción correcta.

aplicaciones idiomas
La enseñanza de idiomas ha recorrido un largo camino desde el lápiz, el papel, el tesauro y el diccionario, al decir y repetir en la sala de clases. La tecnología ha hecho que el aprendizaje sea más estimulante. Ayuda a que las estrategias utilizadas sean más diversas y le da la oportunidad al profesor de personalizar la experiencia de aprendizaje. Sin embargo, hay veces en que tal vez quieras apartarte de la tecnología, puesto que no es la manera más efectiva de aprender. Es aquí donde el profesor astuto entiende que la tecnología es una herramienta y no la enseñanza por sí sola.

La necesidad de interactuar en la enseñanza de idiomas, hace que la tecnología sea más efectiva que en cualquier otra materia. Es mejor interactuar con hablantes nativos y la tecnología agiliza esta conexión. Esto es lo que hace tan emocionante la unión entre tecnología y los idiomas. El mundo se achica y hoy en día es fácil hablar con alguien en China y luego hablarle a tu compañero de clases. Además, la tecnología entrega textos y situaciones realistas que los alumnos necesitarán al aprender un idioma.

En general, la tecnología ha sido de gran ayuda para el aprendizaje de idiomas. Incrementó la independencia de los alumnos e hizo que la educación fuera emocionante otra vez. Los mejores profesores sólo la usarán cuando sea de ayuda, ¡pero será así por mucho tiempo!